Conocimiento para cuidar mejor del planeta

Aportando soluciones para mitigar el calentamiento global

La vocación de la educación ambiental es la de dotar de conocimiento adaptado a los pequeños y los jóvenes  para que puedan ser agentes del cambio regenerador que necesita el planeta Tierra.  

Las primeras alarmas de la comunidad científica sobre la crisis climática datan de hace más de 40 años, la misma época en que entraron en vigor las primeras leyes de protección del medio ambiente en Europa. Vieron cómo se acumulaban los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Los datos de hoy no son alentadores: por eso no hay tiempo que perder.

El calentamiento global es fruto de un modelo económico y de consumo insostenible que estimula y provoca el deterioro de los entornos naturales: deforestación, aumento de las temperaturas, contaminación de la tierra, del aire y de las aguas, la acidificación de los océanos y pérdida de biodiversidad son solo algunas de sus consecuencias.

Podemos cuidar del medio ambiente de mil formas, pero solo bastará si en esta causa vital nos involucramos todos. De los pequeños y los jóvenes depende el futuro; de nosotros, depende el presente.

“Sapere aude, dijo Kant.

Qué temas proponemos:

Aire

La contaminación del aire es provocada por la forma de producir y consumir, de desplazarnos y calentarnos. No la vemos, pero afecta a nuestra salud y crecimiento.

Aguas

Los océanos, principales pulmones de la Tierra, cubren 3/4 partes de nuestro planeta. Todas las masas de agua reducen las temperaturas, pero las estamos contaminando.

Suelos

Residuos industriales, agroquímicos, otros químicos procedentes de la minería y los transportes degradan suelos y subsuelos y afectan a la calidad de la cadena alimentaria.

Biodiversidad

La pérdida de biodiversidad es una realidad incómoda que debemos conocer y remediar con celeridad. Cuidar del planeta es cuidar de esta y de nuestro bienestar.

Vida útil

Cuanto más duradera sea la vida útil de los objetos y productos que adquirimos, más respetuosos serán por definición con el medio ambiente. Aquellos que usamos y tiramos retroalimentan el modelo de generación de residuos.

Soluciones

Con talleres y actividades enseñamos a los pequeños y los jóvenes la regla de las 3Rreduce, reutiliza y recicla-, las energías renovables, la importancia de zonas verdes protegidas, o las bases de una economía circular que pueden generar el cambio que nuestro planeta necesita. 

¿Te sumas al cambio?

No existe nada más perfecto e inteligente que la propia naturaleza. Regenerar lo que la actividad humana ha destruido no se hace en un día: harán falta años de buenas prácticas medioambientales, encaminadas a restituir la biodiversidad de cada territorio, sustituir las actividades contaminantes por otras que reduzcan la degradación de la calidad del aire, de las aguas y los suelos; fomentar las 3R en una economía cada vez más circular. No nos sobra tiempo. Por eso preguntamos:

¿A qué esperamos para sumarnos al cambio?