Ozono para potabilizar el agua

Tratamiento ecológico de aguas mediante ozonización

La ozonización del agua es la alternativa al tratamiento de aguas con menor impacto medioambiental y más eficiente que existe a la hora de potabilizar esta fuente de vida. El ozono (O3),  compuesto por tres partículas de oxígeno, desinfecta el agua eliminando las bacterias y las sustancias tóxicas que se encuentran en contacto con ella, haciéndola potable.

Se trata de una técnica de gran eficiencia, eficacia, ecológica y segura ya que no genera residuos, pues una vez el ozono hace su labor desinfectante vuelve a convertirse en oxígeno (O2). 

Aplicaciones:

Detalle de una gota de agua de Erda Estremera | Unsplash

El gas ozono purifica y limpia el agua, le devuelve su vigor y restaura sus propiedades vitales tanto para consumo como para cualquier otro uso. Inna Global cuenta con la colaboración de un fabricante español de generadores de ozono con más de 25 años de experiencia. Aplicar O3 al agua conlleva ventajas como:  

  • Desinfección bacteriológica
  • Actúa como biocida y algicida ecológico
  • Genera 0 residuos: respetuosos con el medio ambiente
  • Se aplica a través de aparatos eléctricos de bajo consumo

Fuentes públicas y estanques

La calidad del agua que contienen las miles de fuentes públicas y estanques que adornan y alegran el paisaje urbano debe estar sujeta a controles de calidad según la normativa europea. El ozono es el método más barato y ecológico.

Irrigación agrícola

El ozono presenta innumerables ventajas para la agricultura ya que además de reducir los costos de los agricultores, es totalmente ecológico, purifica y oxigena el agua de forma que aporta vitalidad a la planta.

Tanques y depósitos de agua

Uno de los mayores inconvenientes del almacenamiento de agua es que se estanca periódicamente, convirtiéndose en caldo de cultivo para bacterias, algas y protozoos. Los depósitos precisan un correcto tratamiento.

Piscinas, jacuzzis y spas

Los jacuzzis, así como las piscinas y los spas, deben ofrecer una garantía de salubridad tanto bacteriológica como en la calidad del agua.

Tratamiento de aguas residuales

El uso habitual de químicos como los sistemas de cloración no alcanza los estándares de calidad del ozono por su enorme capacidad biocida.

Riego de jardines

Reciclar y reutilizar la máxima cantidad de agua es eficiencia. El ozono la regenera para regar campos deportivos y jardines.

Tratamiento de la Legionella

El agua para consumo humano debe cumplir con los niveles de prevención, mantenimiento y certificación frente a la legionella.